domingo, 6 de marzo de 2011

LA VICTORIA Y SU VIRGEN VENCEDORA


Primero fue El pueblo de La Victoria, luego la Villa de La Victoria y por último Ciudad de la Victoria. De esta manera estuvo vinculada a las tres advocaciones Marianas.

En principio se le llamó pueblo de nuestra Señora de La Victoria, titulo con el que se conocía a Nuestra Señora del Rosario, epónima de la ciudad, luego fue Villa de Nuestra Señora de Guadalupe de La Victoria y por último, ciudad de La Victoria, titulo concedido a la vieja Villa en recompensa por el hecho de armas del 12 de Febrero de 1814, cuyo triunfo fue atribuido por el propio vencedor de los tiranos, a la protección de la Virgen Inmaculada Concepción, conocida hoy como “La Virgen Vencedora”.

Según la tradición, durante la batalla de La Victoria, a las cuatro de la tarde, presintiendo la derrota, entró José Félix Ribas a la iglesia, se postró frente a la imagen de la Virgen Inmaculada Concepción y le rogó que se salvara la tropa. Seguidamente escuchó el grito de un soldado que se encontraba en lo alto del campanario anunciando que por el camino de San Mateo venía una polvareda. Era el refuerzo patriota que llegaba en su auxilio comandado por Vicente Campo Elías.

La Virgen fue traída a la ciudad en el Siglo XVIII por una cofradía que el 8 de Diciembre de 1736 fundaron Don Francisco José Rodríguez de Freitas, Don Basilio de Tovar y Don Gonzalo Quintana, en cumplimiento de una dotación que para ello mandó a erigir Doña Paula Loreto de Silva, hija de Francisco Loreto. A finales del Siglo pasado fue prestada a la parroquia de La Candelaria, erigida por los canarios en La Otra Banda del río Calanche a finales del mismo Siglo y desde entonces es venerada en esa iglesia. Muchos intentos se hicieron para regresar la sagrada imagen a su parroquia pero todos han resultado inútiles, desde entonces es “PRESTADA” a la iglesia matriz para las solemnidades del 12 de febrero y es devuelta al siguiente día.

En 1954 con motivo del centenario del dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen, el arzobispo de caracas, Monseñor Rafael Arias Blanco dicta a su secretario Feliciano González Ascanio una resolución en cuyo texto anota: “Tráigase de La Victoria a “La Virgen Vencedora…”. Es este recordado pastor quien le da su nombre guerrero.

En 1984 el director de la Academia Militar de Venezuela, General Carlos Julio Peñaloza Zambrano, a instancias del cronista oficial de La Victoria, solicita permiso a su eminencia el Cardenal José Alí Lebrún Moratinos, para designar a nuestra Virgen, “PATRONA” de la academia Militar de Venezuela. El 14 de Febrero de 1986 en solemne ceremonia celebrada en el patio de honor de nuestra Alma Mater, la Virgen Vencedora fue entronizada como madre de los futuros oficiales quienes pondrán sus vidas y espadas bajo su protección, como lo estuvieron sus antepasados.

Tomado de:

La Victoria…Ciudad Santa de la Restauración. Editorial Miranda, Villa de Cura; 02/02/2001

Publicado por: Gobernación del Edo. Aragua

Crónicas de La Victoria. Editorial Miranda, Villa de Cura; II Edición 1994

Auspiciado por la Alcaldía de La Victoria, colección de FUNDACITE

Ambas ediciones escritas por: Germán Fleitas Núñez, cronista Oficial de La Victoria.

WRC

1 comentario:

  1. http://www.tictv.com.ve/index.php/grupo-santoro/item/16324-jose-luis-santoro-y-el-desarrollo-economico-bajo-la-luz-de-las-pymi

    ResponderEliminar